Los errores que se comenten en las operaciones aritméticas simples se deben, en gran medida, a que existen pequeños ‘huecos’ en el conocimiento del orden en el cual